Inicio Asturias León Castilla Navarra Aragón España
 
Los Godos y los Visigodos. El Reino de Asturias

 

LOS GODOS Y LOS VISIGODOS

GODOS: Pueblo originario de Escandinavia, que se habían instalado a orillas del Vístula en el siglo I antes de Cristo. En el siglo III, llegaron hasta el mar Negro y el Jónico, entraron en contacto con los romanos, continuando sus expediciones por el Danubio, Asia Menor, Creta, Rodas, hasta quedar como mercenarios o colonos del Imperio Romano. En esta época, los godos se dividían en dos grandes grupos: los visigodos y los ostrogodos, cuyas historias se bifurcaron a partir de la invasión de los hunos, (375). Los ostrogodos se sometieron y permanecieron al norte del Danubio, y los visigodos atravesaron el río.

VISIGODOS: La entrada de los visigodos en Hispania, se produjo en tiempos de Ataulfo, que instauró su corte en Barcelona en 415, en donde fue asesinado, al igual que su sucesor Sigerico. A este le sucedió Valia, que intentó infructuosamente pasar a África, estableciéndose como federado en el sur de la Galia.

Eurico (466-484), realizó una profunda penetración por Hispania, firmando la paz con el Imperio Romano, por la cual se veía reconocida su soberanía sobre las Galias: por el este hasta el Ródano, por el norte, hasta el Loira, y toda la Península Ibérica.

Con los visigodos, se llega a la confirmación de España como Nación y Estado, con una Monarquía electiva, no hereditaria. Consiguieron la unión de la Península como una unidad estatal, con centro en Toledo, aportando nuevas leyes y nueva toponimia.

ÚLTIMOS REYES VISIGODOS

Wamba (672-680), sucesor de Recesvinto, fue depuesto por el conde Ervigio (680-687) de la familia de Chindasvinto. Ervigio recomendó que a su muerte fuese elegido para sucederle, Egica, sobrino de Wamba, casado con una sobrina suya con la idea de reconciliar a ambas familias. Egica (687-702), asoció al trono a su hijo Vitiza que pasó a gobernar Galicia. El año 700, Vitiza fue ungido rey y empezó a gobernar junto con su padre, quien fallecía dos años después.

Vitiza gobernó hasta el año 710. A su muerte el reino se dividió entre los partidarios de su hijo Akhila y los de Rodrigo, duque de Bética, que con el apoyo de la nobleza había sido elegido rey de Córdoba y ocupó pronto Toledo. Akhila pidió ayuda al musulmán Muza, lo que dio lugar a una expedición de tanteo (julio-710) por Tarif y al desembarco definitivo por Gibraltar por Tariq (abril-711). Rodrigo que se hallaba en Pamplona, reunió un poderoso ejército y se enfrentó con los invasores en el río Guadalete (19-26 julio 711), pero tras la traición de los partidarios de Akhila concertados previamente con los musulmanes, Rodrigo fue derrotado y muerto. Los musulmanes fueron conquistando el territorio, empujando a los visigodos al norte hasta Carcasone y Nimes, extinguiéndose el estado visigodo. Como una insignificante reliquia suya, el estado autónomo de Teodomiro, en la cuenca del Segura, subsistió hasta el año 779.

REINO DE ASTURIAS

PELAYO. Fundador del reino de Asturias 718-737. Las conquistas de los musulmanes, obligó a los cristianos a emigrar hacia el norte hasta llegar a las estribaciones de los Picos de Europa. A Pelayo, fugitivo emigrado a tierras norteñas después de la batalla de Guadalete, se le considera el iniciador de la Reconquista. Después de diversas vicisitudes como rehén en Córdoba, consiguió huir, (717) llegando a las estribaciones de los Picos de Europa. Excitó a los cristianos a la rebelión y estos lo aclamaron como jefe. Después de varias campañas contra los musulmanes, estos fueron derrotados en la batalla de Covadonga,(722) lo que consolidó el pequeño grupo insurgente.

A Pelayo no se le considera sucesor de Rodrigo, ni el reino Astur continuación del visigodo. Estableció su residencia en Cangas de Onís. A su muerte (737) el reinado pasó a su hijo Fávila o Fáfila.

FÁVILA. Rey astur 737-739. Hijo de Pelayo. Poco se sabe de su historia. Construyó sobre un antiguo dolmen, la Basílica de Santa Cruz en Cangas de Onís donde había muerto su padre, Pelayo, y donde él estableció la corte. Murió a los dos años de reinado, despedazado por un oso. Su muerte hizo posible la unión de los dos pueblos, cántabros y astures. Su hermana Emersinda casó con Alfonso, hijo de Pedro, duque de Cantabria. Alfonso fue elegido rey “ab universo populo”.

ALFONSO I “el Católico”. Rey de Asturias y duque de Cantabria 739-757. Hijo de Pedro, duque de Cantabria. Accedió al trono por su matrimonio con Emersinda, hija de Pelayo y hermana de Fávila. Aprovechando el abandono musulmán de la zona NO., Alfonso, en unión de su hermano Fruela, realizó grandes campañas hasta la cordillera central y hasta la Rioja por el valle del Ebro. Mató a los musulmanes que hallaba en las ciudades y llevó a los cristianos al N. dejando las ciudades abandonadas. Esta despoblación, constituyó un suceso trascendental en la historia de España; las peculiaridades de las instituciones políticas, económicas y sociales de León y Castilla, procederían de la repoblación de este desierto provocado por las campañas de Alfonso I. De estas campañas y para defender las posiciones que había alcanzado, Alfonso I se vio obligado a construir en la parte oriental de su reino, una serie de fortalezas o castillos que, situados en lugares estratégicos, sirvieran para vigilar los movimientos musulmanes y cortarles su avance. La palabra Castilla, surgida de estos “castella”, apareció por primera vez en un documento del año 800, para designar una región que abarcaba desde la parte meridional de los montes cantábricos, hasta Villarcayo. Estos territorios fueron gobernados por condes con sumisión al rey de Asturias, de los cuales fueron surgiendo los reinos de León y Castilla.

FRUELA I. Rey de Asturias y señor de Álava y Bureba 757-768. Hijo y sucesor de Alfonso. Constituido el reino de Asturias por la unión de cántabros y astures por el matrimonio de Alfonso I duque de Cantabria, con Emersinda, hija de Pelayo, Fruela consideró necesario incorporar a la naciente unidad, las marcas extremas de la futura monarquía. Sometió a los vascones y a los gallegos sublevados, y devastó a estos su país. Derrotó a las tropas musulmanas que Abd-al Rahmán había enviado con el objeto de someter al pequeño pueblo astur. Parece ser que inició la repoblación de Galicia hasta el Miño Lucense .Es posible que también iniciara la del alto Ebro.

Casó con una cautiva vasca, Munia, de la cual tuvo al futuro Alfonso II, el gran monarca, que logró afirmar el reino de Asturias.

Dio muerte personalmente a su hermano Vimarano y a su vez era poco después asesinado Su estirpe se extinguió con su hijo Alfonso II “el Casto” pasando a los sucesores de Fruela, hermano de su padre, Alfonso I.

AURELIO. Rey de Asturias 768-774. Hijo del príncipe Fruela, (hermano de Alfonso I). Poco se conoce de su reinado. Se sabe que estalló una rebelión general de siervos. Estos fueron vencidos y reducidos a su condición anterior, y siguieron constituyendo la base humana del régimen agrario de las antiguas sedes de la monarquía asturiana. Mantuvo relaciones pacíficas con los musulmanes, por lo que sus conquistas no son de consignar.

A su muerte le sucedió Silo, que se había casado con Adosinda, hermana de Fruela I, por lo que el reino pasó a la estirpe de este, siguiendo con Mauregato y Alfonso II y pasando definitivamente a los sucesores de Aurelio con su hermano Vermudo I.

SILO: Rey de Asturias 774-783. Ocupó el trono gracias a su matrimonio con Adosinda, hija de Alfonso I y hermana de Fruela I. Otros afirman que fue elegido por los nobles. Vivió en paz con los musulmanes, pero tuvo que luchar contra los gallegos, sublevados contra la nobleza, a los que venció en Lugo.

Por Silo, está firmado el primer documento original de la época asturiana que se conserva. No tuvo descendencia. A su muerte, le sucedió su cuñado Mauregato, hermanastro de Fruela I.

MAUREGATO: Rey de Asturias 783-788. Era hijo bastardo de Alfonso I, engendrado de una sierva. A la muerte de Silo, los magnates de palacio a una con la reina Adosinda, establecieron en el solio paterno a Alfonso II, hijo de Fruela I. Mauregato usurpó el trono; con un golpe audaz e inesperado, expulsó del reino al nuevo joven nuevo soberano. Obligó a su hermanastra Adosinda a entrar en un claustro, de acuerdo con las disposiciones de los Concilios XIII de Toledo y III de Zaragoza, sobre los deberes de las reinas viudas. Dos años más tarde (785), Adosinda profesó en el convento San Juan de Pravia, fundado por su esposo Silo.

No es lícito aceptar en la actualidad, las dos leyendas tejidas en torno a su memoria: el ominoso tributo de las cien doncellas al emir de Córdoba, y su victoria sobre los maragatos, supuestos invasores durante su reinado. El primero por fabuloso, y el segundo, por la falsificación de las actas del Concilio de Oviedo de 821, que dan noticias de la invasión. En sus días, se inició la polémica del adopcionismo (Cristo sería solamente hijo adoptivo del Padre), propugnada por Elipando, Arzobispo de Toledo, que tanta importancia iba a tener en la historia espiritual de España, e incluso de todo Occidente. A fines de 781, Beato de Liébana y Eterio de Osma, dirigieron a Elipando su “Tratado apologético”, en que combatían los errores de este. Quizá el mismo Beato compuso entre 783-788, un himno litúrgico (dedicado a Mauregato), en honor de Santiago. Con tal himno comienza en verdad en la península, el culto Jacobeo.

VERMUDO I “el DIÁCONO”: Rey de Asturias 788-791. Hijo del príncipe Fruela, (hermano de Alfonso I) y hermano de Aurelio. Una derrota contra los musulmanes en Villafranca del Bierzo, se cree que fue la causa de su abdicación en su sobrino Alfonso II, en cuya corte vivió hasta su muerte.

AFONSO II “el CASTO”: Rey de Asturias 791-842.Hijo de Fruela I. El año 783, a la muerte de Silo, fue proclamado rey, siendo depuesto por Mauregato, hermano bastardo de su padre. Vermudo I abdicó en él, poco después de ser derrotado por los musulmanes.

Su reinado es importante desde el punto artístico. A él se deben la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, y la Cruz de los Ángeles, así como la de la Victoria, insignia del Principado de Asturias. Durante el mismo, se descubrió en Compostela un sepulcro que se decía contenía el cuerpo del Apóstol Santiago, traído desde Jerusalén. Alfonso II, mandó construir en aquel lugar, un templo que fue centro de peregrinaciones, y que se convertiría en el símbolo de la resistencia cristiana frente al Islam. A los once años de reinado, fue depuesto por unos rebeldes y encerrado en el monasterio de Ablacia, pero sus fieles lograron reponerlo en el trono. Falleció sin descendencia. Su estirpe se extinguió, pasando el reino a los sucesores de Fruela, hermano de su abuelo Alfonso I (Aurelio, Vermudo I, y Ramiro I, su sucesor).

RAMIRO I (791-850) Rey de Asturias, 842-850. Hijo de Vermudo I. Fue elegido soberano por la nobleza, pero aprovechando su ausencia, Nepociano desconoció la elección y se apoderó del trono. Ramiro se trasladó a Lugo, reunió un ejército, penetró en Asturias, y derrotó al usurpador, que fue condenado a ceguera y encerrado en un convento.

El reinado de Ramiro supuso un respiro para los astures. La ciudad de León, que se encontraba desierta, fue ocupada por Ramiro I, pero los musulmanes la incendiaron quedando en la misma situación.

Realizó grandes obras en el Naranco, como su palacio, luego Iglesia de Santa María, y San Miguel de Lillo. A su muerte, le sucedió sin violencia su hijo Ordoño I.

ORDOÑO I : Rey de Asturias, 850-866. Hijo de Ramiro I. Extendió el dominio efectivo de los reyes de Oviedo más allá de los montes Cantábricos, mediante la repoblación de algunas ciudades y plazas fuertes de la Galicia meridional, y del desierto valle del Duero. Ocupó y defendió la línea Tuy-Astorga-León, repoblando Astorga y reconstruyendo las murallas de León (856). Banic Qasi Mûsá, amenazaba sobre todos los cofines vascones del reino astur desde la plaza fuerte de Albelda, al sur de la actual Logroño. Desde allí y fortificado, Mûsá dominaba los pasos de Vardulia, Álava y Navarra. Ordoño I sitió Albelda y la arrasó (859). El conde Rodrigo gobernaba la marca oriental, pequeña tierra situada al sur de los montes en el valle del Ebro, a la que habían dado nombre los “castella” o fortalezas alzadas por Alfonso I para defenderla. Rodrigo y Ordoño (tal vez hermanos),tuvieron varios encuentros contra los musulmanes con diversos resultados. Las tropas de Rodrigo, sufrieron una fuerte derrota en el desfiladero de la Morcuera, lo que originó un retraso de varios años en la repoblación de la comarca castellana.

Durante el reinado de Ordoño I, coincidió con la persecución de los mozárabes en el al-Andalus, con la llegada a su reino de nutridas masa de inmigrantes entre los que figuraban algunos monjes andaluces, portadores de la vieja cultura isidoriana.

ALFONSO III “el Magno”. Rey de Asturias, 866-910. Hijo de Ordoño I, que había iniciado la repoblación de Tuy, Astorga, León y Amaya, y él continuó esta tarea. Intentó así mismo, repoblar las tierras del norte de Portugal, y en 878, consiguió apoderarse de Coimbra y establecer en Mondego la frontera occidental de su reino. Ensanchó las fronteras de su reino hasta una extensión imprevisible a su advenimiento al trono. A su muerte, sus fronteras se extendían hasta el Duero y el Mondego. Detrás de ellas surgía una sociedad nueva, integrada por cristianos del norte y mozárabes del sur, que habían emigrado con su cultura hispano-goda teñida de arabismo.

Falleció en Zamora, ciudad que él había repoblado y fortificado, y en donde había obtenido una de sus grandes victorias. Con su muerte, el reino de Asturias comienza a desaparecer como tal , toda vez que su hijo y sucesor García, se trasladó a León, quedando su otro hijo Fruela II, como rey o príncipe de Asturias. Al fallecimiento de García y de su hermano Ordoño que heredó el trono de León a la muerte de aquel, pasó a regir este Fruela II, quedando el reino de Asturias a denominarse como reino de León.

 

Inicio  |  Asturias  |  León  |  Castilla  |  Navarra  | Aragón  | España

 

 
Licencia de Creative Commons - 2006 Fernando Montero Rojo

Haudahau.com está bajo una licencia de Creative Commons.